• Inicio
  • Gestión de la Energía
  • Marco Legal

Marco Legal

La legislación mexicana en materia de impacto ambiental obliga a reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en un 30% para el 2020 sobre la línea base y, en un 50% para el 2050 sobre lo emitido en el año 2000; a producir en el 2024 el 35% de energía eléctrica a través de fuentes limpias y a crear un Registro Nacional de Emisiones (RNE) en el que los siguientes sectores tienen la obligación de reportar sus emisiones GEI (a través de la Cédula de Operación Anual -COA): i) Energía; ii) Transporte; iii) Industrial; iv) Agropecuario; v) Residuos; y vi) Comercio y Servicios.

Asimismo, la Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, creó la ASEA, órgano desconcentrado de SEMARNAT con atribuciones para regular, supervisar y sancionar en materia de seguridad industrial, seguridad operativa y protección al ambiente, las actividades del sector de hidrocarburos.

Es importante observar que la responsabilidad ambiental conlleva la imposición de fuertes sanciones económicas (personas morales desde 64,000 hasta 38’400,000 M.N.), accesorias a la reparación o compensación del daño ocasionado al ambiente.

En este sentido, una importante herramienta para reducir las emisiones GEI y los contaminantes del aire, además de que es esencial para incrementar la competitividad, reducir el consumo de energía y disminuir el gasto en energéticos, es la eficiencia energética.

Debido a lo anterior, la Ley para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía creó la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE), órgano desconcentrado de la Secretaría de Energía, para promover la eficiencia energética y el aprovechamiento sustentable de la energía en el Sector Comercial e Industrial (incluyendo la industria de alto consumo energético -químicos y petroquímicos, automotriz, hierro y acero, cemento, alimentos, papel y celulosa-), la Administración Pública Federal y las Empresas Productivas del Estado.

También, derivado del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, el 28 de abril de 2014 fue publicado en el DOF el Programa Nacional para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía 2014-2018 (PRONASE), a partir del cual se desarrolló la “Estrategia nacional para la transición energética y el aprovechamiento sustentable de la energía”. Anexo 15, Presupuesto de Egresos de la Federación 2015.

En este orden de ideas, con la finalidad de desarrollar un mercado energético eficiente y una economía de bajo carbono, la SHCP, SEMARNAT, SENER y CONUEE, implementaron el Programa Nacional de Sistemas de Gestión de la Energía (PRONASGEn), cuyo objetivo es identificar y aprovechar potenciales de ahorro de energía, apoyar mejoras en el desempeño energético de las empresas y elevar la competitividad a través del uso sustentable de la energía.

A partir de la Ley de Planeación se fijan las normas y principios básicos conforme a los cuales se llevará a cabo la Planeación Nacional del Desarrollo y encauzar, en función de ésta, las actividades de la administración Pública Federal; así, en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 destaca lo siguiente:

Objetivo 4.4. Impulsar y orientar un crecimiento verde incluyente y facilitador que preserve nuestro patrimonio natural al mismo tiempo que genere riqueza, competitividad y empleo.

Estrategia 4.4.1. Implementar una política integral de desarrollo que vincule la sustentabilidad ambiental con costos y beneficios para la sociedad.x

• Alinear y coordinar programas federales, e inducir a los estatales y municipales para facilitar un crecimiento verde incluyente con un enfoque transversal.

• Promover el uso y consumo de productos amigables con el medio ambiente y de tecnologías limpias, eficientes y de bajo carbono.

• Establecer una política fiscal que fomente la rentabilidad y competitividad ambiental de nuestros productos y servicios.

• Promover esquemas de financiamiento e inversiones de diversas fuentes que multipliquen los recursos para la protección ambiental y de recursos naturales.

Estrategia 4.4.3. Fortalecer la política nacional de cambio climático y cuidado al medio ambiente para transitar hacia una economía competitiva, sustentable, resiliente y de bajo carbono.

• Desarrollar las instituciones e instrumentos de política del Sistema Nacional de Cambio Climático.

• Acelerar el tránsito hacia un desarrollo bajo en carbono en los sectores productivos primarios, industriales y de la construcción, así como en los servicios urbanos, turísticos y de transporte.

• Promover el uso de sistemas y tecnologías avanzados, de alta eficiencia energética y de baja o nula generación de contaminantes o compuestos de efecto invernadero.

• Continuar con la incorporación de criterios de sustentabilidad y educación ambiental en el Sistema Educativo Nacional, y fortalecer la formación ambiental en sectores estratégicos.

• Contribuir a mejorar la calidad del aire, y reducir emisiones de compuestos de efecto invernadero mediante combustibles más eficientes, programas de movilidad sustentable y la eliminación de los apoyos ineficientes a los usuarios de los combustibles fósiles.

Estrategia 4.4.4. Proteger el patrimonio natural.

• Promover la generación de recursos y beneficios a través de la conservación, restauración y aprovechamiento del patrimonio natural, con instrumentos económicos, financieros y de política pública innovadores.

• Promover el consumo de bienes y servicios ambientales, aprovechando los esquemas de certificación y generando la demanda para ellos, tanto a nivel gubernamental como de la población en general.

Objetivo 4.6. Abastecer de energía al país con precios competitivos, calidad y eficiencia a lo largo de la cadena productiva.

Estrategia 4.6.1. Asegurar el abastecimiento de petróleo crudo, gas natural y petrolíferos que demanda el país.

• Promover el desarrollo de una industria petroquímica rentable y eficiente.

Estrategia 4.6.2. Asegurar el abastecimiento racional de energía eléctrica a lo largo del país.

• Promover el uso eficiente de la energía, así como el aprovechamiento de fuentes renovables, mediante la adopción de nuevas tecnologías y la implementación de mejores prácticas.

Estrategia 4.7.3. Fortalecer el sistema de normalización y evaluación de conformidad con las normas.

• Mejorar el sistema para emitir de forma eficiente normas que incidan en el desempeño de los sectores productivos e impulsen a su vez un mayor contenido tecnológico.

Objetivo 4.10. Construir un sector agropecuario y pesquero productivo que garantice la seguridad alimentaria del país.

Estrategia 4.10.4. Impulsar el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales del país.

Del mismo modo, la Estrategia Nacional de Energía 2013-2027, establece medidas de política pública respecto a la Transición energética: aprovechar fuentes de energía renovable y tecnologías limpias para generar electricidad; y propone tres elementos de integración:

  1. Sustentabilidad: lograr un sector sostenible y diverso en energías no fósiles.
  2. Eficiencia energética y ambiental: aplicar las mejores prácticas en la producción y el consumo.
  3. Seguridad energética: tener certidumbre en el abasto de energía.

Igualmente, México tiene un mandato que le da la Ley General de Cambio Climático,  que le obliga a reducir las emisiones de GEI en un 30 por ciento para el 2020 sobre la línea base y, en un 50 por ciento para el 2050 sobre lo emitido en el año 2000. Esta misma Ley le mandata para producir en el 2024 el 35 por ciento de energía eléctrica a través de fuentes limpias y confía en alcanzar estas metas gracias a que la Reforma Energética promueve y facilita la generación y uso de energía limpia y renovable.

Así, el Reglamento de la Ley General de Cambio Climático crea un Registro Nacional de Emisiones (RNE) y establece que los sectores y subsectores que son sujetos a reporte de sus emisiones de gases de efecto invernadero mediante el formato de la Cédula de Operación Anual (COA) son: i) Energía; ii) Transporte; iii) Industrial; iv) Agropecuario; v) Residuos; y vi) Comercio y Servicios.

De la misma forma, laLey General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambientecrea el Programa Nacional de Auditoría Ambiental (PNAA), para que las instalaciones empresariales incrementen los niveles de observancia de la normatividad ambiental a fin de contribuir al desarrollo sustentable puedan obtener alguno de los tres certificados que expide la PROFEPA: Certificado de Industria Limpia, Certificado de Calidad Ambiental Turística y Certificado de Calidad Ambiental.

Asimismo, a través de la Ley para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía fue creada la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) es un órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Energía, que tiene como objetivo central promover la eficiencia energética y fungir como órgano técnico en materia de aprovechamiento sustentable de la energía.

LINEAMIENTOS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA PARA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA FEDERAL de aplicación obligatoria para todos los inmuebles y flotas vehiculares de las Dependencias y Entidades de la Administración Pública Federal (APF), así como las Empresas Productivas del Estado con el fin de hacer un uso eficiente de la energía y aplicar criterios de aprovechamiento sustentable de la energía, en las adquisiciones, arrendamientos, obras y servicios que contrate. DOF: 27/01/2015

Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2015. Fracción XV del artículo 3 del presupuesto consolidado de la Estrategia Nacional para la Transición Energética y el Aprovechamiento Sustentable de la Energía.

También, la Ley de la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos crea un órgano desconcentrado de SEMARNAT, el cual tendrá atribuciones para regular, supervisar y sancionar en materia de seguridad industrial, seguridad operativa y protección al ambiente, respecto de las actividades del sector de hidrocarburos.

Además, se cuenta con el Programa Nacional de Sistemas de Gestión de la Energía (ProNaSGEn):

  • Participantes Gobierno Federal: SHCP, SENER-CONUEE y SEMARNAT.
  • Cooperación Internacional: U.S. Department of Energy (USDOE), Natural Resources Canada (NRCan), Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), United Nations Industrial Development Organization (UNIDO), Danish Energy Agency (ENS), CAF / EU / KfW, World Bank ESMAP (TRACE) Program

Finalmente, también por Ley existen los “impuestos verdes” siguientes:

  1. Impuestos ambientales
    1. Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios.
      1. Impuesto a los combustibles fósiles
        1. A la enajenación e importación de combustibles fósiles de acuerdo con su contenido de carbono. Las personas distintas del fabricante, productor o importador no pagarán este impuesto y no se considerarán contribuyentes por la enajenación. Se exenta al petróleo crudo y al gas natural y se permite pagar el impuesto con la entrega de bonos de carbono.
        2. Impuesto a plaguicidas
    2. Estímulo por utilización de combustibles fósiles
      1. Ley Federal de Derechos
        1. A los adquirentes que utilicen combustibles fósiles en sus procesos productivos para la elaboración de otros bienes y que en su proceso productivo no se destinen a la combustión.
    3. Deducción de inversiones
      1. Ley del Impuesto sobre la Renta
        1. Deducir el 100% de las erogaciones en inversiones en maquinaria y equipo para la generación de energía proveniente de fuentes renovables o de sistemas de cogeneración de electricidad eficiente.

Contáctanos

 

Sky Bet by bettingy.com